Archivos mensuales: octubre 2011

Séptimo día


¡Nos vamos! Dedicamos la mañana a recoger el campamento, y limpiar y devolver el material, nos fuimos a despedir del resto de grupos y a ofrecerles lo que nos había sobrado, y pusimos rumbo a Chingford. Una vez, en el pueblo, comimos y fuimos a Liverpool-Station en cercanías, donde cogeríamos el autobús para Stansted Airport.

Allí pasamos nuestras últimas horas en Londres antes de coger el avión que nos llevaría hasta el aeropuerto de Zaragoza.

Sexto día


Tocaba ir de nuevo a Londres. Llegamos en cercanías a Liverpool Station y de ahí cogimos el metro hasta el Natural History Museum, donde pasamos la mañana, al salir nos acercamos a la casa de Baden Powell y fuimos a Hyde Park a comer, paseamos por el parque, vimos la estatua de Peter Pan, jugamos, vimos un triatlón y visitamos el Science Museum que también estaba la lado.

Después andamos hasta el Buckingham Palace, pasamos por Green Park y St Jame´s Park y fuimos a Westminster Abbey y al Parlamento (donde se encuentra el Big Ben).
Esa noche, después de cenar, hicimos la ceremonia de promesas ya que una pionera(Loreto) la había pedido.

Quinto día


Mientras Lorenzo y Miguel hicieron de avanzadilla en Londres, el resto dedicamos la mañana a hacer una excursión por las sendas de los bosques que rodeaban el campamento para llegar a comer a las cercanías de Chingford y, por la tarde, visitar el pueblo y tener un rato de tiempo libre.

Al volver al campamento, el grupo con el que jugamos el día anterior nos invitó a su fuego de campamento junto con un grupo más de Baviera (Alemania), ya que al día siguiente se iban. Fue un poco distinto a los nuestros, ya que no había actuaciones, pero aun así fue muy entretenido e interesante. Cada grupo enseñó a los otros canciones propias y acabamos cantando todos (en la medida de lo que pudimos) y hasta nos aprendimos algunas coreografías!
Por nuestra parte, pedimos que la primera intervención fuera nuestra, cantamos el Obenuno (canción con la que abrimos todos nuestros fuegos de campamento); y lo cerramos con el Anikuni. El fuego se llevó a cabo alrededor de una hoguera y sentados en gradas hechas con troncos, y cuando acabó comimos mashmallows (o nubes de chuchería, como las conocemos aquí) que pinchábamos en palos y tostábamos al fuego.

Cuarto día


Empezamos un nuevo día, completamente dedicado a actividades en el campamento. Al levantarnos encontramos el mástil en el suelo y lo recolocamos. Mientras un grupo se acercaba a Chingford a comprar, otro fregaba el desayuno, iba a por leña y dejaba todo en condiciones.
Todos juntos de nuevo, empezamos una serie de actividades y juegos por el campamento, durante la mañana y la tarde, descubriendo nuevas zonas del campamento y otros grupos que allí estaban. Conocimos a un grupo de Aberdeen, Escocia que nos invitó a jugar con ellos por la noche.

Tercer día

Tocó madrugar, Londres nos esperaba. Cogimos el cercanías a la capital en Chingford y nos bajamos en Liverpool-Station. Iniciamos una ruta a pie por la ciudad de Londres: pasamos por el famoso»Swiss Re Tower» de Norman Foster, llegamos a la Torre de Londres y cruzamos el conocido Tower Bridge. Al otro lado del Támesis, paseamos por la rivera del río, por el que llaman Paseo de la Reina, donde vimos el ayuntamiento, el buque de guerra ahora convertido en museo HMS Belstaf,el barco de Francis Drake, el Globe Theatre de Shakespeare y el Tate Modern.









De nuevo cruzamos el Támesis, esta vez a través del Millenium Bridge, para llegar a la catedral de Sant Paul´s y andar un poco más hasta Covent Garden para comer.


Pasamos la tarde en el British Museum y al salir de ahí caminamos hasta Trafalgar Square, pasando por China Town y Picadilly Circus, desde donde cogimos el metro y de nuevo el cercanías para volver al campamento.



Segundo día


Al levantarnos, nos dividimos en dos grupos, unos iniciarían las construcciones y los otros se acercarían a Chingford a comprar la comida.




Mientras el resto del equipó llegó cargado de suministros tras un duro camino y exhaustos por el esfuerzo… jajaja

Después de esto hicimos la comida en nuestra moderna y rústica cocina y descansamos un rato.

El resto del día lo dedicamos a terminar las construcciones, colocar las banderas y a un rato de merecidos juegos.